El destino no existe

Presencia, darse el lugar.

El destino, aunque no lo creas, no existe. Tú lo creas a cada momento porque el tiempo se va desarrollando como una alfombra. Creamos lo que viene a cada instante.

Presencia. Sin dudar, paz, autoconfianza. Inamovible pero flexible.

No dejes de confiar nunca en ti y en la vida que te sostiene. En nosotros, que estamos aquí para guiarte.

Darse el lugar (presencia). Permitir que el vínculo se vaya construyendo día a día. Presencia.

Hay encuentros. O no. No se puede forzar el amor. El amor es un sentimiento de llenura y plenitud. Presencia y conexión. Si es recíproco es de retroalimentación mutua, pero no es necesario.

El instinto de presa (el miedo) genera predación, persecución. 

El amor puede aparecer cuando menos te lo esperes, aún si estás en caos interno total.

Las cosas pueden no ser como aparentan. Todo se trata de convenciones. Las convenciones no son la verdad, son acuerdos entre seres para resolver cosas. El universo es mucho más amplio.

Hace foco; así todo va abrirse.

Cuando algo parece demasiado maravilloso, estamos a la vista de uno de los extremos de la polaridad hay una parte en sombra, igual de intensa. Por eso, lo sostenible es lo que está neutro, en el centro, en paz.

Regresar


Senderos del Placer © (Todos los derechos reservados) (54 11) 4586-1070 - 54 9 (11) 15 3596-8932 .